UGT celebra la liberación del líder sindical coreano Han Sang Gyun

Versión para impresiónVersión para impresión

Han Sang Gyun, prisionero político y expresidente de la Federación de Sindicatos surcoreanos (KCTU), ha sido liberado por las autoridades de Corea del Sur. El 21 de mayo abandonó, por fin, la prisión donde ha estado encarcelado durante dos años y medio.
Han Sang Gyun, que se encontraba en prisión desde diciembre de 2015 tras entregarse a las autoridades, fue condenado a cinco años de prisión en julio de 2016 por delitos de obstrucción al desempeño de la función pública, destrucción de bienes públicos, obstrucción del tráfico y organizar una asamblea en un lugar no autorizado. Tras una apelación, la pena fue reducida a tres años de prisión y una multa económica.

Los hechos que provocaron la persecución judicial contra Han Sang Gyun fueron las grandes manifestaciones lideradas por las fuerzas sindicales surcoreanas durante el año 2015, a raíz de la ofensiva contra la democracia, los derechos sociales, laborales y sindicales que emprendió el gobierno de la presidenta en aquel momento, Park Geun-Hye.

Paralelamente a la persecución emprendida contra Han Sang Gyun y otros dirigentes sindicales, las protestas continuaron, logrando dicha presión popular sacar a la luz el entramado de relaciones corruptas entre el gobierno y los grandes conglomerados industriales surcoreanos, conocidos como “chaebols” (entre los que se encuentran Samsung, Hyundai y LG, entre otras compañías). Finalmente, la presidenta Park Geun-hye fue destituida y detenida debido a una investigación por tráfico de influencias y por corrupción en 2017.

En el último informe sobre derechos humanos y sindicales de la Confederación Sindical Internacional (CSI), Corea del Sur es señalado como un país con graves atentados a los derechos humanos y sindicales de los trabajadores y, a la represión de protestas, se suman la discriminación y la existencia de condiciones de trabajo altamente precarias.

La liberación de Han Sang Gyun, tras una larga lucha de la que participó activamente el movimiento sindical internacional, es una gran noticia para que los trabajadores surcoreanos continúen luchando en un país con graves limitaciones a las organizaciones y dirigentes sindicales, que se enfrentan al poder de las grandes empresas transnacionales, que excede su actividad económica y es utilizado antidemocráticamente para favorecer la represión y persecución de la actividad sindical. Pero también obliga al gobierno coreano a realizar con urgencia las reformas legales necesarias para proteger el derecho a la manifestación pacífica y que nunca más puedan utilizarse los instrumentos legales para sancionar a la libertad de expresión.

La Unión General de Trabajadores celebra la puesta en libertad de Han Sang Gyun, como parte de nuestro compromiso con los derechos humanos, tanto a nivel global como en nuestro país, donde en los últimos años se ha experimentado un grave retroceso en algunos derechos fundamentales básicos, como el derecho de huelga y la libertad de expresión.

​​