Los problemas de la vivienda en España son estructurales, no valen parches

Versión para impresiónVersión para impresión

► Mª Carmen Barrera, que ha participado en la rueda de prensa frente al Congreso, de la” Iniciativa por una Ley que garantice el derecho a la Vivienda”, exige al Gobierno que busque soluciones desde el diálogo social, escuchando la voz de los agentes implicados.

► Las medidas anunciadas ayer por el Presidente del Gobierno, son insuficientes.  Hace falta una Ley que garantice el derecho real a una vivienda digna, y promover un parque de viviendas sociales de alquiler, tal y como existe en otros países.

La Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mari Carmen Barrera, ha dicho que, tal y como han trasladado varias veces, “es intolerable que no haya un verdadero proceso de   diálogo social y que debería escuchar a todas las partes y agentes sociales implicados en esta  materia”.

Ha manifestado que “de entrada no podemos estar de acuerdo con medidas que no conocemos y no se nos trasladan” y que “nos sorprende mucho, que con la buena tradición que estamos teniendo con este Gobierno en diálogo social, este Ministerio mantenga esta opacidad. Algo que nos hace desconfiar del resultado”.

Barrera ha destacado que “nosotros lo que defendemos es un verdadero derecho a la vivienda digna” y que prolongar 3 meses la prohibición de los desahucios, después del Estado de Alarma, o incrementar el IBI de los pisos vacíos, son medidas que no solucionan nada, mientras no sean con carácter permanente, tal  y como han advertido al Gobierno en la primera parte de la pandemia.

En este sentido, ha insistido en que “los problemas de la vivienda en España son estructurales y reclamamos un verdadero parque viviendas sociales de alquiler, que en España no existe, pero sí en otros países de nuestro entorno europeo. Tampoco vemos ese impulso que haría falta: que es dotar de financiación suficiente esta política de vivienda. Mientras no se avance en esa línea no vamos a ver buenos resultados, ni un verdadero derecho a una vivienda digna para todos los ciudadanos y ciudadanas, tal y como reclamamos. Por eso estamos hoy aquí. Como no se nos ha tomado en consideración queremos demostrarle al Gobierno que podemos canalizar la voz de la ciudadanía y que va a tener que atendernos en algún momento”.

Una Ley que garantice el derecho a una vivienda digna

“La Iniciativa por una Ley que garantice el derecho a la Vivienda”, de la que UGT es miembro  promotor, recuerdan que, el pasado 16 de marzo, más de 100 organizaciones de todo el Estado enviaron una carta al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y a ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 para exigir la total transparencia en lo relativo a la propuesta de la ley de vivienda.  Una carta que fue registrada en ambos ministerios.

Pero el Gobierno parece que no quiere hacer público en qué va a consistir y qué va a contener la Ley de Vivienda que deben aprobar conforme al acuerdo alcanzado por el PSOE y Unidas Podemos en su programa electoral.

UGT en línea con las organizaciones que integran esta Iniciativa han anunciado que como no se avance hacia una Ley que asegure el derecho al acceso a la vivienda, se desarrollarán movilizaciones a en todo el territorio nacional.

Y es que, a pesar del anuncio de la prórroga antidesahucios por tres meses, cuando acabe el Estado de alarma, anunciada ayer por Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, los grandes propietarios ya han advertido que se pueden producir hasta 40.000 desahucios por impago del alquiler a partir de que finalice el Estado de Alarma. 

Por eso, es más necesaria que nunca una ley que dé una respuesta y proteja a los sectores sociales que necesitan superar la emergencia habitacional: las personas sin hogar, los jóvenes que no pueden acceder a una vivienda y al más de millón de hogares que han sido desahuciados de sus viviendas por no poder pagar la hipoteca, la renta de alquiler o no tener título. Además, Hay una gran cantidad de familias que no pueden hacer frente ahora al pago del alquiler.

La crisis de 2008 y la reforma laboral, que ha precarizado el empleo y devaluado los salarios, ha agravado el problema de la vivienda en España para los trabajadores y trabajadoras. Ahora la crisis provocada por la COVID 19 ha mostrado, más que nunca, que la vivienda es el soporte para el desarrollo de otros derechos humanos fundamentales como la dignidad, la intimidad, el desarrollo personal o la seguridad. 
La vivienda se ha convertido en un elemento fundamental, tiene tanta importancia, como la disponibilidad de renta, o la de tener un buen convenio colectivo. Por eso, es necesario propiciar que se adopten medidas y políticas para tener una vivienda digna en unas condiciones compatibles con el salario de las personas trabajadoras.

 

Vídeo: