La seguridad y salud laboral debe ser una prioridad política

Video Principal: 
Versión para impresiónVersión para impresión

Ana García de la Torre, que ha intervenido en la clausura de estas jornadas, insta a impulsar cláusulas de prevención de riesgos laborales en los convenios colectivos, crear la figura del delegado/a de prevención sectorial y territorial para llegar a las pymes y que la seguridad y salud laboral sean reconocidas como un derecho fundamental. 


UGT ha analizado durante dos días la “Situación actual y perspectivas de futuro de la seguridad y salud en el trabajo”, en las Jornadas Confederales de Salud Laboral celebradas durante los días 30 y 31 de marzo. Unas jornadas en las que han participado expertos y autoridades en esta materia y que se han estructurado en 4 mesas de debate: “Visión 0 accidentes”; “Enfermedades Profesionales y Covid-19”; “Situación actual. Retos de la prevención de Riesgos Laborales” y “Seguridad y Salud en el trabajo en la negociación colectiva de los distintos sectores de actividad”.

A lo largo de estas Jornadas, la Secretaria de Salud Laboral de UGT, Ana García de la Torre, ha insistido en la necesidad de que la seguridad y salud en el trabajo no sea una cuestión de segundo orden y que el Gobierno convoque una mesa de diálogo social para abordar un Plan de choque contra la siniestralidad, que incluya también los riesgos psicosociales, porque los infartos y derrames cerebrales siguen siendo la primera causa de muerte en el trabajo.
Asimismo, ha insistido en que la salud pública y la laboral deben ir unidas, algo que se ha puesto de manifiesto durante la pandemia; y en dar una respuesta a los nuevos retos en la prevención de riesgos laborales: digitalización y teletrabajo, cambio climático, incluir la perspectiva de género, avanzar en la erradicación de los cánceres de origen laboral, etc. Retos que forman parte de la Estrategia Española para la Seguridad y Salud en el Trabajo 2022-2027, que se está negociando ahora.

Un drama humano, con consecuencias también económicas

En nuestro país cada año mueren en accidente laboral más de 700 personas y más de 1 millón sufren accidentes de trabajo. Este drama humano hace saltar todas las alarmas y refleja una realidad incuestionable: algo no funciona.  
El incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales por parte de las empresas y la deficiente gestión preventiva exigen adoptar medidas inmediatas, en el marco del diálogo social. UGT demanda entre otras: reforzar la Inspección de Trabajo con el objetivo de establecer, tal y como recomienda la Organización Internacional del Trabajo, 1 inspector por cada 10.000 personas trabajadoras; limitar la masiva externalización de la gestión preventiva y crear la figura del Delegado/a territorial y o sectorial de prevención para mejorar la seguridad y salud laboral en las pymes. Y es que en los centros de trabajo donde hay sindicatos, “son centros más seguros”.

García de la Torre lo ha vuelto a repetir: hay que invertir en prevención, hacen falta más medios materiales y humanos, porque la seguridad y salud laboral no solo repercute en los trabajadores y trabajadoras, sino también en las propias empresas y en la sociedad en su conjunto. 

Asimismo, durante las jornadas se ha recordado que la precariedad laboral mata y que la reforma laboral, que apuesta por contratos de trabajo más estables, permitirá reducir las cifras de accidentes de trabajo.

La infradeclaración de las enfermedades profesionales, una cuestión especialmente grave en el caso de los cánceres de origen laboral; la inclusión y reconocimiento de los riesgos psicosociales; o la dimensión europea e internacional para dar una respuesta a esta lacra social han sido también algunos de los asuntos que se han abordado en estas Jornadas.